Por Natalia Biasi  -  El 04 ago, 2011 -  0 comentario(s)

I like beer

Imaginemos que tenemos nuestra fanpage lista. Hemos puesto una foto bonita, hemos cargado vídeos y ya estamos comenzando a postear contenido. Estamos felices, pero nuestra cantidad de fans equivale a cero.

No desesperéis. ¡Todo ha de comenzar en algún momento! Por norma general, el crecimiento de las páginas en Facebook suele ser lento al principio. Una vez que va ganando popularidad, las cosas se van facilitando.

La intención de este artículo es repasar algunas acciones puntuales de las muchas que podemos hacer para ganar nuestros primeros seguidores.

Empecemos:

  • Una fan page es como un restaurante: nadie entra en el que está vacío. La primera medida puede parecer tonta, pero es práctica: invita a todos tus amigos y familiares. No importa si a tu madre no le interesa la página de una importadora de clavos de Malasia*, ya tendrás tiempo para preocuparte por la calidad (es decir, interacción) de tus fans. Al principio tienes que salir del cero.
  • Invierte en Social Ads de Facebook. ¿Funcionan?  Créeme que sí, esos pequeños anuncios en el lateral de tu perfil convocan mucho público a un coste que vale la pena pagar. Los ads de Facebook son un mundo en sí mismo y merecen un post aparte, intentaré ser breve. Tienes dos tipos de anuncios: los que te llevan a una URL externa al hacer clic (o sea, fuera de Facebook, donde tú quieras) y luego tienes los que te llevan a una fanpage. Para ganar tus primeros fans debes quedarte con los del segundo tipo. Dentro de este grupo tienes dos formas de anuncios: los Ads for Pages y las Historias Patrocinadas (ok, sé que debería elegir inglés o español, me gusta así, no me juzguéis). Los Ads for Pages se pueden editar, poniendo la imagen y el texto que desees. Las Historias Patrocinadas no: son esos anuncios que dicen “a tu amigo le gusta tal cosa”. Y son los que mejor funcionan, según mi experiencia. Son increíblemente convocantes y crecen de manera exponencial: al trabajar como recomendación, cuantos más fans tienes, más fans traen. Úsalas.
  • No olvides tener preparada una bonita pestaña de bienvenida. Hay varios servicios para ello, yo he usado Involver y me ha encantado. No es esencial, pero marca la diferencia.
  • Invita a los empleados de la empresa a seguirnos en la fanpage. Coordínate con RRHH para hacer un envío interno de mailing y pegar anuncios en las carteleras de comedores y pasillos. En una empresa en la que trabajé hicimos un miniconcurso para incentivar a los empleados a unirse a nuestras redes. El resultado fue óptimo, porque una vez entregado el premio los nuevos fans no se fueron, a diferencia de lo que suele ocurrir en los concursos tradicionales, donde siempre hay un pequeño porcentaje de gente que abandona al no ganar nada.
  • Y hablando de concursos: prepara uno exclusivo para tus primeros 500 fans. Quizá parezca un número pequeño, pero confía en mí. Lo peor que te puede pasar es que los consigas muy rápido y en realidad será genial. No olvides tener en cuenta las normativas. Este punto está en concordancia con las recomendaciones que siguen.
  • ¿La empresa ya realiza envíos de e-mail marketing regularmente? ¡Súbete a la ola! Pide que en las nuevas creatividades se agregue el icono de Facebook con su correspondiente link. Si no están haciendo envíos de mail, aprovecha para crear uno. Invita a la gente a seguiros en Facebook, para lo cual has preparado el concurso a modo de gancho.
  • Envía notas de prensa anunciando tu desembarco en redes sociales. Si los medios publican las notas de prensa, bien por ti; si no las publican, tampoco habrás perdido demasiado tiempo. Os recomiendo esta excelente nota de INC Latin America sobre cómo escribir notas de prensa para Social Media.
  • Si hay dinero…usa la pauta publicitaria tradicional, sin miedo. Añade tu fanpage a los anuncios en la vía pública, TV, radio, gráfica. Claro, tú me dirás “pues vaya obviedad, mujer”. Pero si no lo pongo, este post queda incompleto.

Hasta ahora he mencionado los medios limpios. Analicemos “los otros”:

  • Se sabe que en la industria existe la compra de fans, seguidores y vistas al por mayor. En teoría son un empujoncito para la presencia en redes. Yo no los recomiendo porque suelen ser perfiles falsos, y a la larga es un número que no interactúa contigo. Una cosa es que a la empresa de clavos la siga tu madre porque necesitas salir del cero, y otra muy distinta es tener cino mil fans de la noche a la mañana y que sean todos de mentira. Esto es relevante especialmente para los que trabajamos en redes en español: estos servicios suelen brindarte “seguidores” con nombres como Brittany Smith o Leeroy McKenzie. No queda nada bien. Será más inteligente invertir ese mismo dinero en los Social Ads.
  • Los usuarios falsos o “fakes” son un tema tabú en Social Media. Si ya has salido del cero pero nadie interactúa, no me parece muy grave crear un par de perfiles que comenten y hagan algún que otro “me gusta”. Es para agitar el restaurante, digamos. No abuses, úsalos con moderación, y cuando consigas una interacción constante con otros usuarios ya no los necesitarás.

Para finalizar, conviene recordar que una página exitosa se mide en su interacción, en el engagement con sus fans y no con la cantidad. Búscate un buen Community Manager y sé coherente con la estrategia de comunicación offline.

¿Cómo llegaron tus primeros fans? ¡Cuéntanos!

*Espero que nunca os toque atender las redes sociales de una empresa tan aburrida.