Por Rober Rodríguez  -  El 29 may, 2012 -  0 comentario(s)

Es curioso, cuando estás dándole vueltas a un tema en tu cabeza y no eres consciente de que tienes la respuesta justo frente a ti…

Tenía ganas de volver a aportar mi pequeña parte de esta gran huella que dejamos todos los partícipes de este proyecto que es el blog de Elogia, y sin embargo no tenía clara la temática. A la hora de la comida, empezamos a hablar de la película La Red Social y entre risas y muchas imitaciones de Justin Timberlake como fundador de Napster, hemos llegado al eterno debate..

¿Facebook o Twitter?

En primer lugar deberíamos diferenciar conceptos, Facebook es una red social y Twitter es una plataforma de microblogging, lo cual nos lleva a una pregunta: ¿Qué podemos considerar red social y por qué Twitter no entra dentro de esta nomenclatura?

Si tiramos de Wikipedia nos encontraremos con una definición extensa y llena de matices, que logrará que no saquemos ninguna idea concreta, por lo que hemos tratado de resumirlo en:

a) Dispone de un perfil de usuario para personalizar tus intereses
b) Posibilidad de interaccionar con terceros

Por tanto, y hasta donde nosotros entendemos, Twitter cumple estos dos aspectos a la perfección, sin embargo hay quienes defienden que esta plataforma de microblogging no es una red social ya que no existe o tiene que existir relación entre usuarios. Es más, Twitter sería una plataforma meramente informativa.

Parece, (según las conclusiones sacadas durante el postre) que cada empresa está posicionada desde la base. Es decir: ¿qué sabemos de Facebook?, o mejor dicho, ¿qué no sabemos?
Sabemos que es una plataforma que intenta hacer más fácil la vida a las personas, que su objetivo es realizar una conectividad real y aportar un valor añadido a la vida de sus usuarios, mientras generan negocio a través de su efectiva publicidad integrada y por supuesto las posibilidades de tener una de las mayores bases de datos del mundo.

Sabemos, como nos han vendido hasta la saciedad, que esta creación es fruto del desamor de Zuckerberg hacia una pobre chica, que a día de hoy tiene que estar dándose cabezazos contra el escritorio de la biblioteca de Harvard, y es que ha sido parte indispensable en la creación de una de las ideas más rentables del mundo, ha protagonizado de manera indirecta rumores y una película, y sí amiga, encima te has tenido que tragar la “multi-likeada” foto de Zuckerberg y su reciente mujer en TU perfil de Facebook.

Por otra parte Twitter, se intenta mantener lo más puro posible, enfocado a un público que demanda más información “objetiva” y actual,  poco o muy poco sabemos de la vida de sus fundadores, y su política con respecto a la publicidad es mucho menos intrusiva y mucho más salvable, que la plataforma de nuestro “ha-pasado-de-una-relación-seria-a-casado” Zuckerberg.

Una vez leí en Twitter (cómo no) lo siguiente:

“Facebook, una herramienta compleja para gente simple. Twitter, una herramienta simple para gente compleja” (Siento no citar la fuente, seas quien seas ¡gracias!)

Lo cierto que aún arrastrando las incomodidades que Facebook provoca, una herramienta que innova cada vez más  y más frecuentemente (generando un cierto caos en la usabilidad), sigue siendo la red social (o plataforma de interconexión, o plataforma de información, o como la queramos llamar), reina en el mundo digital.

Sin embargo, (y dejando aparte la emoción que ha provocado la irrupción de Pinterest en el mercado), Twitter, manteniéndose fiel a sus principios, cada vez se acerca más, va ganando usuarios en detrimento de Facebook, que parece haberse quedado estancado (si a 500 millones de usuarios se le puede llamar estanque, más bien Oceano Pacífico).

Por tanto, y terminando ya el café, hemos llegado a una gran conclusión:

¿Qué tiene Facebook que no tenga Twitter?

No es porque fuera el primero /R.I.P Second Life, R.I.P MySpace), ni siquiera es su capacidad para intercambiar información utilizando más de 140 caracteres…

La auténtica realidad es que Facebook, además de la gran masa crítica que sigue atrapando a nuevos usuarios, es una gran fuente de información “rosa” de nuestros allegados, que ha logrado crear una conexión y revivir lazos con nuestro pasado, llamémoslo “compis de universidad”, “trabajo” o “ciudad natal”. Por tanto, Zuckerberg aprendió mucho más de su famosa ruptura de corazón, descubriendo que el verdadero negocio y lo que debe caracterizar una red social no se encuentra tanto en la información como en la emoción. Facebook conecta emociones, vidas y aporta cotidianeidad a dos personas con vidas totalmente separadas (con su correspondiente comparación claro).

¡Ay Mark, si todas las rupturas sentimentales fueran tan provechosas…!

Por supuesto,  pretendemos alargar ese debate mantenido en la hora de comer con vuestros comentarios ;)

  • ¿Qué es para vosotros una red social?
  • ¿Facebook o Twitter?

 

Imágenes | L.e.e. DFIstambul Anllo