Por Natalia Biasi  -  El 18 ago, 2011 -  0 comentario(s)

IBM ha desarrollado un interesante experimento a nivel Social Business. Se trata de Blue Point, una red social basada en Twitter, exclusiva para empleados de la empresa. El país pionero en probar la plataforma es Argentina.

Según una nota publicada en el Canal AR el objetivo es abrir el diálogo; que los empleados puedan intercambiar recursos y opiniones entre ellos. En pos de fomentar el trabajo en equipo, IBM ha tomado el camino (¿lógico y natural?) del Social Media.

Os transcribo algunos párrafos de la entrevista a Ignacio Vaca de Osma, Director de Marketing, Comunicaciones y Ciudadanía Corporativa*:

“Según una investigación del IBM Institute for Business Value, el 79% de las organizaciones ya cuentan con un perfil o presencia en este tipo de sitios y más de un 50% cree que su competencia está llegando con éxito a los consumidores”

“Las nuevas tecnologías permiten crear formas novedosas para relacionarse con los compañeros de trabajo y cada interacción representa una oportunidad para hacer algo mejor, más eficiente, más productivo y con mayor responsabilidad”

¿Suena genial, verdad? De hecho suena tan bien, que se me ocurrió preguntarle a un par de ex-empleados de la empresa qué opinaban al respecto. Da la casualidad que tengo varios amigos que solían trabajar para IBM (y por obvias razones no diré quiénes son) Estas han sido sus respuestas:

“Ya lo intentaron con las Blue Pages y después con su versión de Facebook. Por lo general sólo funcionan con los empleados que están dentro de los primero seis meses de antigüedad y están súper excitados de trabajar en IBM”

“Seguramente cuando los empleados comiencen a utilizarla para dialogar entre sí sobre su disconformidad o proponer medidas para buscar soluciones, la empresa considere que la herramienta es mal utilizada y la dé de baja”

Y es posible que sea así. Confienso que cuando leí la nota, no pensé: “Oh, Social Media Business, qué maravilla”. No. Lo primero que se me vino a la mente fue: “Vamos, ¡que las redes sociales se inventaron para quejarse del trabajo! ¿Cuánto van a tardar en aparecer los chascarillos al jefe?” Cabe preguntarse por qué uno se une a una red social. ¿Será porque puedo aparentar una versión distinta de mi misma? ¿Porque tengo a todos mis amigos dentro? ¿Porque encuentro información/diversión? Y si se trata de la red social del trabajo, ¿puedo opinar, decir y hacer todo lo que quiera? Es probable que no.

Es evidente que la empresa ya incursionó en el tema, cometió errores, y aprendió de ellos. Opino que es fabuloso que sigan intentándolo. Observen que Blue Point ya viene dividida en grupos: Mundo Inteligente, Infraestructura Dinámica, Trabajo Inteligente, Gestión de la Información e Industrias. Cada uno agrupa una serie de temáticas propias. Esto da cuenta de una voluntad de organizar los espacios y tópicos de comunicación. También se obvservan intervenciones y consignas constantes del Community Manager, quién seguramente tiene funciones de moderador.

Entonces…

¿Se puede controlar todo lo que pasa en una red social? La respuesta es no. Baste ver la cantidad de concursos malogrados, o yéndonos a un extremo, los disturbios en Londres. ¿Es deseable que las empresas propicien la comunicación interna? Sin lugar a dudas, la respuesta es sí. Lo que no sabemos es si las redes sociales pueden írseles de las manos.

Será cuestión de observar de cerca la evolución de Blue Point. Por mi parte, me parece fantástica la iniciativa.

 

 

*Nunca había escuchado hablar de Ciudadanía Corporativa. ¡Esto da pie para hablar de la globalización y las profecías de Mc Luhan hasta que las velas no ardan! Politóloga, este post necesita su comentario.