Por Joan Miró  -  El 02 may, 2012 -  0 comentario(s)

Es un secreto a voces: el éxito de una campaña de performance está estrechamente vinculado con el trabajo que se haga en diseño y contenidos de las landing pages. Asimismo, el fracaso de muchas campañas se debe a no saber sacarle partido a estas herramientas indispensables. En este post, analizaremos algunos de los principales puntos débiles a la hora de desarrollar landing pages, y los puntos fuertes en los que debemos fijarnos para que se conviertan en elementos de éxito:

A la hora de hablar de errores, los más frecuentes son los siguientes:

  • Existencia de puntos de fuga: elementos diversos que distraen la atención y enlaces diversos fuera de la ruta de registro
  • Beneficio básico del registro poco claro o no suficientemente atractivo
  • Diseño con un call-to-action no suficientemente notorio, a nivel gráfico
  • Poco matching de la landing con el anuncio origen del clic

Imagen de previsualización de YouTube

Estos aspectos que parecen baladíes a primera vista, pueden resultar extremadamente complejos en sistemas con una enorme capilaridad de contenidos y con actualizaciones permanentes de oferta (por ejemplo: ofertas de cupones, webs de ventas privadas temporales, etc).

¿Cómo tener landings efectivas? Nuestros consejos son lo siguientes:

  • Diseñar landings con contenidos dinámicos (contenidos obtenidos directamente del cliente): personalizar en la landing aspectos como precios, ciudades de la oferta, partner/programa de la oferta, texto de la oferta, foto de la oferta…
  • Jugar con distintos formatos de landing para unos mismos contenidos (layouts distintos para idénticos contenidos y formularios de registro)
  • Automatizar la publicación de landings a aquellos formatos más efectivos de las posibles alternativas (tests A/B)

El potencial es enorme. Con unos pocos cambios de diseño podemos mejorar un 5%, pero si realmente invertimos en esta área podremos superar mejoras del 50%.

Finalmente, a nivel de tracking y evaluación de resultados, es fundamental no quedarse a nivel de CPL. En la mayoría de los casos el objetivo final es conseguir una venta y este debe ser nuestro objetivo de optimización; por tanto tenemos que medir las ventas conseguidas por cada lead. Así podremos optimizar toda nuestra inversión a nivel de ROI.  Hay múltiples medidas posibles:

  • Conversión a comprador (sí/no)
  • Nº ventas, en el periodo X
  • Importe de las ventas en el periodo X
  • Margen de las ventas en el periodo X

Cada cliente y programa definirá aquellas medidas de ROI que sean más acordes con su negocio. Idealmente, hay que analizar estos datos a nivel de múltiples agregaciones (creatividad/formato/campaña/soporte/oferta/…) para poder optimizar las rutas clic-lead más efectivas.

En Elogia trabajamos con una plataforma para la generación de landing pages, llamada Genland, que permite una gestión eficaz de los programas de lead generation, y que ha sido el principal software de optimización en campañas para clientes como Privalia o Groupalia.